7 1 A PESAR DEL MIEDO

A pesar del miedo – Discurso motivacional nº7

Hay minutos, segundos e instantes que son decisivos. Momentos en los que a pesar del miedo hay que actuar. Ante nosotros se disipa el polvo de una densa tormenta de arena y estamos cara a cara con nuestro destino. Nos llevamos años preparando para este momento. En nuestras manos portamos orgullosos nuestra espada y escudo, estás reluciente y desprendes grandeza. Desde fuera pareces un valiente guerrero preparado para luchar hasta el final. Pero por dentro, eso es otra cosa.

El miedo, invade cada poro de tu cuerpo. Cada inspiración y exhalación vacilan ante el reto que eleva frente a ti. Que fácil sería rendirse. Nadie te juzgará, la mayoría ni si quiera se atreve a llegar donde estás ahora. Pero tú, estabas decidido a devorar el cielo. Así que ante esta prueba del destino que se alza imponente como el mismísimo amanecer, ¿Quién vas a decidir ser?

Sé que habrás pasado momentos duros en tu vida. También, que puedes estar siendo sometido al más intenso de los bombardeos. Es totalmente comprensible que solo quieres que pare. Pero solo vas a tener una vida. Independientemente de lo que hagas en el día de hoy, tarde o temprano morirás. Tu cuerpo desaparecerá y te fundirás con este maravilloso mundo. Pero todavía estás vivo. La sangre corre por tu cuerpo y el aire llena tus pulmones.

A PESAR DEL MIEDO

No te voy a pedir que no tengas miedo. Estoy seguro que cualquiera lo tendría. Pero si te pediré que luches. Ya que toda tu vida te ha conducido hasta la oportunidad que ahora se presenta ante ti. Por lo que no puedes dejar pasar la oportunidad.

Si, habrás tenido tus más y tu menos. Quizás pienses, que ni siquiera mereces estar donde estás. Pero es donde te encuentras. Estoy seguro de que si has luchado y te has vuelto a levantar hasta ahora, es porque crees en lo que quieres. Porque en tu corazón albergas la esperanza de conseguir eso que tanto deseas. Por lo que debes dejar aún lado el miedo y avanzar con paso firme. Da igual el miedo que tengas. ¡Ve y lucha!

Es el momento de que alces tu espada, te pertreches tras tu escudo y avances hacia el enemigo. Cada paso que des hacia adelante, el miedo dará un paso atrás. Cuando vea tu grito de guerra y tu decisión en lograr vencer, huirá de ti, saldrá despavorido buscando un refugio en el que esconderse de ti. No podrá pararte, ni aunque lo intentase con todas sus fuerzas.

¿Alguna vez has visto un rayo de luz entre las nubes de un día oscuro? Pues estoy seguro que tú puedes ser uno. Así que avanza como un rayo de luz entre las tinieblas y ningún enemigo podrá hacerte frente. Da igual que caigas, te levantarás y ganarás.

A lo largo de mi vida, he visto personas alcanzar la grandeza y a otras sucumbir en las tinieblas. Si algo he aprendido de ellos, es que solo aquellos que se atreven a soñar, solo aquellos que siguen de forma decidida sus sueños, son quienes los alcanzan. Tú, puedes ser uno de ellos. Así que, saca lo mejor de ti mismo y muestra esa grandeza que existe dentro de todo ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.