ECONOMÍA ESPAÑOLA Y CORONAVIRUS

Economía española y coronavirus – Economía después del coronavirus

Economía española y coronavirus

Sin lugar a dudas, todas las economías del mundo se van a ver damnificadas por el coronavirus. En este contexto, España según los expertos va a ser uno de los que peor parados saldrán. Esto no solo debemos achacarlo a la pandemia sanitaria. Sino que va muy asociado a la situación de la economía previa a la crisis. Por ello, en este artículo de opinión voy a tratar de explicar cuáles considero los principales problemas económicos que van afectar a afectar a España tras la pandemia.

A mi modo de ver las cosas son tres los principales problemas económicos que van a profundizar la crisis que estamos empezando a vivir. Estos problemas, no surgieran con la pandemia. Sino que estaban latentes bajo la situación previa a la misma. Pero con el estallido de la crisis sanitaria, los mismos nos han golpeado de lleno.

En primer lugar, tenemos la estructura productiva. España es un país en el que su principal motor de crecimiento es el sector servicios. Concretamente, el turismo. Esto realmente no tiene por qué ser malo. Ya que responde a una especialización en aquello en lo que tenemos una ventaja comparativa. El problema de esto, radica en que según han demostrado los acontecimientos y como dice el dicho popular, no se pueden poner todos los huevos en la misma cesta. Ya que sino, corremos el riesgo de que se nos rompan todos juntos como ha pasado. Por ello, sería conveniente no olvidarnos del turismo, pero potenciar otros sectores para evitar nuevamente esta situaciones.

Si hiciésemos la apuesta por una reindustrialización, no deberíamos apostar por los sectores clásicos. Sino ponernos a la vanguardia de las industrias del futuro. En este sentido, podemos hablar desde las energías renovables hasta la industria espacial. Aunque debemos tener en cuenta que esto también requerirá cambios en nuestros sistemas educativos. Así como, del comportamiento del empresariado y los emprendedores que ha reinado en nuestro país hasta la actualidad.

En segundo lugar, tenemos la tasa de paro. En este sentido España partía de una tasa del 13,6% en febrero de 2020. Esta es una tasa muy alta para cualquier país. Donde como agravante, encontramos que dicha tasa se producía en un momento en la que el país contaba con un notable crecimiento. Pero esto no es todo, sino que a dicha tasa hay que añadirle la temporalidad.

En España, la temporalidad es un problema que ya se ha incidido mucho por parte de las instituciones europeas que debemos solucionar. Para hacernos una idea, en la mayoría de grupos de edad España tiene casi un 50% más de temporales que los países de nuestro entorno. Donde debemos entender que esto provoca una fuerte inestabilidad de los ingresos de las personas.

Al sumar el paro y esta temporalidad, la pobreza en nuestro país se potencia de una forma sobrecogedora. Por lo que sumándole la pandemia, posiblemente estemos ante un cóctel explosivo que no sabemos cómo puede acabar.

Para solucionar este problema, deberíamos darnos una mirada sincera como sociedad. Ya que para solucionar este, no valen formulas populistas. Ya sean desde la derecha o la izquierda. Sino que se hace necesario un esfuerzo de todos en el que todos los colectivos tendrán algo que perder. Pero debemos tener en cuenta que el resultado de dicho esfuerzo debe ser un país más justo y con mayores oportunidades para todos.

Por último, la situación financiera. En este sentido partimos de una situación con un déficit cercano al 3% del PIB. Esto significa que para el año 2019 nuestros gastos están superando a nuestros ingresos. Por lo que dichos gastos son cubiertos emitiendo deuda. A esto se le suma que tenemos una deuda del entorno del 100% del PIB. Por lo que cada vez se hace menos creíble que seamos capaces de pagar la deuda.

La situación anterior, provoca que aumenten los intereses que nos piden por la misma y entramos en una espiral viciosa. A esta situación hemos llegado por numerosos motivos en los que no voy a entrar. Pero sin lugar a dudas no podemos seguir así, o llegará un punto en el que no podamos pagar y nadie nos quiera prestar. Llegados a este punto, ¿De qué servirán subidas de sueldos, revalorizaciones y demás si no las podemos pagar?

En base a lo expuesto en la situación financiera no estoy diciendo que no se suban salarios y demás. Sino que es necesario buscar la forma en que sea posible hacerlo. Ya que para hacerlo, son necesarias medidas que no a muchos le gustaran (tanto de un signo político como de otro). Pero que en definitiva, son necesarias para ir cumpliendo los deberes que como sociedad tenemos con todos los integrantes de esta. Por lo que tras la crisis sanitaria, debemos ser muy sinceros con nosotros mismos sobre cuáles van a ser los objetivos que nos propondremos como sociedad.

Ir arriba