ECONOMIA EUROPEA

Economia europea, ¿Unos países bien y otros mal?

Para que una unión monetaria y económica funcione correctamente debe existir movilidad total de los factores, especialmente del trabajo. Así como, la posibilidad de ajuste vía precios-salarios de estos. En otras palabras, que el mercado debe ser capaz de regular el precio y los salarios. A la vez que tanto el capital como las personas, deben poder moverse sin obstáculos de un sitio a otro dentro de la Unión monetaria y económica. Esto es algo que no se produce de la forma que debería en la economia europea. Si llegados hasta aquí, tienes dudas respecto qué es una Unión monetaria y económica, pulsa el siguiente enlace.

Ante la ausencia del mecanismos anterior, debe existir un sistema fiscal centralizado a nivel federal capaz de actuar de forma contra cíclica. Si este no es posible, las políticas fiscales de cada país deben poder utilizarse con flexibilidad suficiente para que puedan actuar de forma contra cíclica de acuerdo a su situación.

El problema de esta situación es que se crean déficit respecto a otros países de la unión, o se generan presiones sobre el tipo de interés para el conjunto de la unión. Además, se genera un sesgo al sobreendeudamiento de los países al tener acceso a mercados financieros mas amplios y profundos (en resumen, hay más gente dispuesta a prestar dinero). A esto se suma que el Banco Central Europeo (BCE), no tiene permitido financiar a los países, lo que puede hacer entrar en dinámicas insostenibles a los países que se sobreendeudan.

ECONOMIA EUROPEA

Por ello, en Uniones Económicas y monetarias como en Europa, se han articulado medidas para intentar eliminar estas prácticas. Así como, intentos por alcanzar un cierto equilibrio que permita a los países actuar, pero no entrar en dinámicas insostenibles. Como consecuencia, las políticas fiscales están sometidas a la vigilancia y supervisión de Bruselas.

Instrumentos para la vigilancia y supervisión

Las principales medidas que encontramos al respecto son:

  • El pacto de estabilidad y crecimiento (PEC) de 1996, cuyo objetivo es vigilar la generación de déficit público que pudiese poner en peligro la estabilidad económica de la zona euro. Este cuenta con dos vertientes:
    • Vertiente preventiva: donde supervisa las políticas fiscales de los estados miembros mediante la presentación y aprobación anual de un programa de estabilidad en el caso de la UME o uno de convergencia para el resto de los países.
    • Vertiente correctiva: En caso de que un país supere un déficit estructural mayor al 3% entrará en el programa de déficit excesivo (PDE). Al superar dicho déficit, se diseña una estrategia para reducir este. Donde en caso de incumplimiento de los países, puede abrirse un expediente sancionador. Además, este límite al déficit puede suspenderse temporalmente en caso de recesión. Por otra parte, se mantiene como objetivo secundario no tener una deuda superior al 60% del PIB.
  • En 2005 se reforma el PEC flexibilizándose los criterios de aplicación de este con el fin de adaptarlo a la situación de cada país. Esto disminuyó considerablemente la credibilidad del PEC. Posteriormente, con la crisis de deuda soberana en 2011 se produjo una nueva reforma. En este caso en la dirección contraria, reforzándose la supervisión mediante la introducción el six-pack y el two-pack. Las principales medidas de estos, se canalizan en las dos vías del PEC:
    • Refuerzo de la vertiente preventiva: los países deben presentar programas de estabilidad. Donde los objetivos presupuestarios a medio plazo, deben situarse cercanos al equilibrio o en superávit. Esto lo realizaran dentro del conocido como semestre europeo de cada año. Si se produce una desviación de estos objetivos y el país en cuestión no hace por corregirlos, Europa podrá someter a sanción a dicho país.
    • Refuerzo de la vertiente correctiva: además de los objetivos obligatorios de déficit, se podrá abrir PDE a países cuya deuda sea superior al 60% y no la reduzcan en una veinteava parte al año.
  • Adicionalmente a estos mecanismos entra en vigor en 2013 el tratado de estabilidad, coordinación y gobernanza de la unión económica y monetaria (pacto fiscal europeo). Este incorpora la denominada regla de oro presupuestaria. En ella, los países se comprometen a perseguir un déficit estructural inferior o igual al 0,5% del PIB. Este límite, puede llegar al 1% del PIB para países con deuda inferior al 60%
  • Por otra parte, tenemos el mecanismo europeo de estabilidad (MEDE). Dicho mecanismo, ofrece asistencia financiera a los estados que lo necesiten a cambio de que estos cumplan las cláusulas del memorándum de entendimiento.
  • Por último y de forma complementaria a las reglas fiscales, tenemos el Macroeconomic Imbalance Procedure (MIP). En este, los países se comprometen al cumplimiento coordinado de una serie de objetivos. Los mismos, están asociados a competencias de los países que afectan directamente a la competitividad.

Resultados del Pacto de estabilidad y crecimiento sobre la economía europea.

En cuanto al balance de resultado del PEC podemos decir que este ha sido muy pobre. En cuanto a las causas, tenemos diversas razones:

  • Desde el nacimiento de la UEM algunos países no respetaban el criterio e deuda.
  • No se aprovechaban las fases expansivas para alcanzar la situación de equilibrio presupuestario.
  • No se aplicaron sanciones ante incumplimientos reiterados (incluyendo Francia y Alemania).
  • La alta complejidad a la que se ha llevado el mismo ha provocado un alto incumplimiento del mismo.
  • A partir de 2015 se hizo necesario un aumento de la flexibilidad del mismo para que los países con mayores problemas no alcanzasen una situación de estancamiento secular.

En resumen, podemos deducir que el PEC debe internalizarse como algo propio por cada país. De esta forma, no habrá tantas divergencias de unos países europeos a otros. Ya que hasta ahora, solo se ha cumplido cuando las circunstancia los permiten, no en los momentos que más necesario ha sido. Quizás, el camino para lograrlo sea introduciendo incentivos para que los países cumplan con el mismo. Así como, apoyarlo por un cierto mecanismo de unión fiscal a nivel federal.

Ir arriba