ENCADENADO ENCADENADO

Encadenado – Discurso motivacional nº22

El mundo es un lugar que se empeñará en encadenarte. No importa lo mucho que creas que puedes evitarlo. De una forma u otra, buscará cómo poner unos grilletes en tus manos y piernas. Aunque si no lo consigue, buscará que te enredes con las cadenas del atado y no logres zafarte de ellas.

Si buscas el por qué de esto, te puedes volver loco buscando la respuesta. Ya que no hay respuesta. Quizás, en un mundo donde los intereses y valores entre individuos cada vez son más distante, es el curso natural que deben seguir los acontecimientos. Aunque puede que la voz de una nueva generación que realmente crea en la igualdad de derechos y oportunidades, así como en la libertad del ser humano, sea capaz de remediar esto. Sin embargo, mientras no sea así debemos mantenernos firmes en nuestros sistemas de valores. Si no, el mundo sucumbirá a la oscuridad.

Las cadenas que rodean nuestro cuerpo no pueden ser una excusa. No optar a lo que realmente podemos aportar solo tiene un nombre. A ello, se le llama cobardía. Pero si estás escuchando o leyendo esto, sé que hay una llama en tu interior que arde indomable ante nada que la quiera apagar.

Por ello, ha llegado el momento de que hacer frente a tus demonios y luchar. Donde quizás tu veas una pequeña llama, yo veo la energía para construir un futuro mejor. La fuerza de un corazón que se niega rendirse y a convertirse en uno con el polvo. Absolutamente todo lo que necesitas para triunfar, se encuentra ahí. Todo está en tu interior.

ENCADENADO

Si, quizás el mundo a veces sea una mierda. Puede que en muchas ocasiones luchemos con fiereza y no obtengamos los frutos de la victoria que merecemos. A veces, incluso nos pueden robar mediante artimañas lo que con sudor y lágrimas nos pertenece. Pero jamás os podrán quitar vuestra llama interna. Solo ustedes tenéis el poder para dejar que se extinga.

¿Pero vas a dejar que lo haga? No se si lo que voy a decir, es así para todos. Pero cuando yo admiro a alguien lo hago por la fuerza de su corazón. Por cuanto ante toda dificultad, se niega a rendirse. Porque ello, hace a cualquier mujer u hombre grandios@. Al ver a alguien así acercándose hacia mí, no veo una persona. Al verlos, siento una fuerza de la naturaleza.

Pero no se trata de que hayan conseguido lo que querían. Las personas mas grandiosas que han existido se han forjado a base de derrotas. Una derrota tras otra, sin parar. Pero decidieron que este maldito juego no se iba a terminar así. Al menos no, hasta que ganaran. Aunque si no ganaban les daba igual, porque lo que realmente estaban haciendo era seguir a su corazón. Ahí está la verdadera grandeza del ser humano.

Hace en torno a 2500 años, 300 hombres se enfrentaron en la Termopilas a un ejército de más de 20000 hombres. Nadie de los que estamos vivos hemos escuchado nunca las voces de estos 300 valientes. Pero su rugido aún retumba en nuestras sociedades. ¿sabéis por qué? Porque entregaron su corazón a lo que creyeron una causa justa. A pesar de que sabían que la muerte vendría por ellos si embarcaban a esa empresa, lucharon hasta la última gota de su sangre.

ENCADENADO 2 ENCADENADO

Si ellos pudieron vencer a sus demonios y luchar, tú también puedes. Puede que tengas a mil personas tirando hacia atrás de cada una de las cadenas atadas a tus brazos. Mientras tú, tratas desesperadamente de llevar tus brazos hacia el frente. Pero déjame decirte que ni todas las personas de este mundo, podrán quebrarte si te mantienes firme en quién eres. Por lo que permanece en pie y desafiante hasta el final. Solo así, te mantendrás libre y virtuoso hasta que lleguen las campanas del juicio.

¿Te ha gustado Encadenado?

Si este artículo te ha gustado, quiero recordarte que podrás encontrar más parecidos en la categoría Superación Personal. Además, puedes estar informado de los últimos discursos que voy sacando suscribiéndote a este blog. Por otra parte, si quieres colaborar activamente en el rumbo que tomo con mis artículos, recuerda que puedes hacerlo uniéndote a mi Patreon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.