LOS PROBLEMAS BÁSICOS DE LA ECONOMÍA

Los problemas básicos de la economía

Los problemas básicos de la economía surgen de la relación que existe entre las necesidades ilimitadas de los individuos y los recursos limitados de la naturaleza. En caso de ser mayores las necesidades a los recursos, se produce lo que en economía se denomina escasez. Esta, es la falta de recursos para satisfacer las necesidades de todos los individuos. Si quieres saber más sobre estos problemas y la forma de solucionarlos, sigue leyendo.

Al considerar las necesidades de las personas ilimitadas y sus recursos como limitados, surgen una serie de preguntas a las cuales debemos responder. Ya que, ¿Cómo hacemos para producir con esos recursos escasos y luego repartir los frutos de esa producción? O ¿Qué producimos exactamente? Todo modelo económico deberá ser capaz de responder a estas preguntas. Pero antes de indagar en estas preguntas, vamos a explicar los dos tipos de necesidades que existen.

Por un lado tenemos las necesidades primarias. Estas son las necesarias para vivir. Las mismas podemos suponerlas limitadas, puesto que una vez cubiertas las mismas, estas desaparecen. Además de la primarias, tenemos las necesidades secundarias, (un coche, ropa, móvil,…). En este caso, debemos tratar estas como ilimitadas. Ya que se entiende, que el individuo siempre querrá algo más adicional a lo que ya posee. Si ya tienes el coche, ahora querrás un nuevo volante, luego unas ruedas nuevas, luego una casa, ropa, infinidad de accesorios, …

Es precisamente esta última afirmación de necesidades secundarias, la que justifica todo el actual modelo consumista. ¿Por qué? Pues porque al querer las personas siempre algo más, se hace necesario un sistema que cubra las infinitas necesidades de los consumidores según van surgiendo. Además, puesto que estas nunca se acaban, el modelo siempre se retroalimenta. Por lo que siempre se van consumiendo más recursos para satisfacer las necesidades de los consumidores, así como su aumento.

Aunque bien es cierto que el modelo consumista es el imperante en el pensamiento económico tradicional, las cosas parecen estar cambiando. Ya que cada vez son más, los autores que indagan para encontrar otros modelos más eficientes y con menor coste social y ambiental.

  PROBLEMAS DE LA ECONOMÍA 1 LOS PROBLEMAS BÁSICOS DE LA ECONOMÍA

Una vez que hemos entendido las necesidades y somos consciente de la escasez que se produce debido a los recursos limitados, surgen las tres preguntas básicas a las que todo modelo económico que se precie debe responder:

  • ¿Qué y cuánto producir? La cantidad que tenemos de factores (recursos), es un aspecto crítico a la hora de producir. Ya que dependiendo cómo los usemos y en que cantidades, podremos producir unas cosas u otras. Por lo que debemos señalar qué bienes y servicios debemos producir y en qué cantidades.
  • ¿Cómo producir? Nadie quiere malgastar los recursos de los que dispone. En un sistema económico pasa los mismo. Por ello, tenemos que barajar de entre las opciones que tenemos, cuál es la manera más eficiente de hacerlo. Un ejemplo podría ser, la situación en la que tenemos dos empresas A y B. La empresa A fabrica la misma cantidad de un bien por la mitad de recursos que lo haría la empresa B. Podemos ver que la empresa A es más eficiente. Por ello, si no hay otro factor relevante a tener en cuenta, debería ser esta la que se dedique a la producción.
  • ¿Para quién producir? Esta es una pregunta que ha llevado con frecuencia hacia revoluciones. Ya que, todo sistema económico debe repartir los frutos de su producción ente las personas que forman parte de él. La producción puede ser directamente asignada o mediante mecanismos de mercados como en la actualidad, entre otras formas. Lo que está claro es que la producción, así como sus beneficios siempre encontrarán un destinatario.

La pregunta llegados este punto es clara, ¿Cómo demonios respondemos a estas preguntas? Los economistas, han encontrado por ahora cuatro respuestas o sistemas que resuelven en cierta medida estas preguntas. Aunque cada una tiene sus ventajas y desventajas. A continuación, vamos a ver cuáles son estos sistemas:

  • Sistema tradicional. En este sistema, las elecciones de producción, la forma de producir y el intercambio de productos, se hace como marque la tradición. Si esta dice que tres vacas equivalen a tres pollos, se cambiará así porque siempre lo hemos hecho así. Aunque en realidad el valor y/o precio de ambos sean distintos. Este sistema, limita mucho el comercio y se hace imposible en sociedades complejas. Ya que este, necesita un intercambio rápido entre individuos debido a la gran cantidad de personas que interactúan en él.
  • Sistema de economía centralizada o planificada. Es el comúnmente conocido como Comunismo, aunque este término implica además una carga ideológica. En este sistema, todo el mercado es gestionado desde un centro que toma las decisiones. Desde qué productos deben fabricar las empresas, hasta cuáles deben consumir los consumidores. Este sistema, se hace pensando en las supuestas necesidades de la mayoría. Aunque cuenta con el problema de no permitir la libertad de decisión a los consumidores. Un ejemplo de este problema sería en el caso de querer consumir pan, pero en el centro decisiones decidan darnos verduras sin tener en cuenta nuestras preferencias e información. Por ejemplo, nosotros sabríamos que donde nosotros vivimos las verduras se ponen malas al día siguiente. Aunque al  no poder elegir otro producto que el impuesto desde el organismo central, puede terminar provocando la pérdida de recursos y un malestar innecesario para los consumidores. Por tanto, podríamos decir que es poco eficiente.
  • Economía de mercado. Se le conoce comúnmente como Capitalismo. Aunque al igual que la anterior este término, implica además una cierta carga ideológica. En este sistema, los productos y servicios establecen su precio en función de la oferta y de la demanda. No en función de su valor de uso (aquello para lo que puede ser utilizado el bien o servicio en cuestión). Es un sistema que permite que solo aquellos bienes y servicios que los individuos quieran, sean los que se fabriquen. Por lo que es muy eficiente en ese sentido. Aunque cuenta con un gran problema, sobre todo en el largo plazo. El sistema en su libre funcionamiento tiende al monopolio. Es decir,  el capital (entre los que contamos los factores de producción, riqueza, dinero y capacidad para comprar bienes y servicios) acaba en manos de pocas personas. Por lo que se produce una marginación de los individuos que no pueden adquirir bienes y servicios. Al final esto acaba provocando fuerte tensiones sociales, entre los que tienen y no tienen.
  • Economía mixta, este último modelo es un híbrido de los dos anteriores. Por una parte, existen los mercados libres en los que mandan la oferta y la demanda. Pero por otra parte, existe un organismo central que regula o más bien orienta de forma obligatoria cómo deben ser algunas cuestiones en la producción e intercambio de productos.. Un ejemplo de esto, podría ser el precio máximo de un alimento. Por debajo del precio máximo establecido por el organismo, existe el libre mercado. Aunque una vez que hemos llegado a ese límite, el precio no puede subir más por la directiva central. Esto se podría estar haciendo para garantizar los alimentos a todos los ciudadanos. Este sistema es el más práctico y útil. Ya que bien planeado, puede dar lugar a un modelo eficiente, pero que mantenga la igualdad de oportunidades. El problema principal radica, en cuál es la combinación perfecta entre el libre mercado y la economía planificada.

¿Cuál crees tú que es el equilibrio perfecto en un sistema de economía mixta? ¿Crees que debería estar más orientado al mercado, o a la planificación? Si quieres, abrimos el debate en los comentarios.

Ir arriba