9 2 NUNCA RENDIRSE

La clave para nunca rendirse – Discurso motivacional nº9

¿Por qué nunca rendirse? ¿No sería más fácil ceder ante las dificultades y buscar otro camino? Amigo mío, si estás pensando así, déjame que caminas directamente hacia una vida oscura ¿Qué creías, que sería todo un camino de rosas? Porque si es así, mejor no busques la grandeza. La gloria y la fortuna solo sonríen a aquellos que están dispuestos a soportar el sufrimiento.

Si fuese fácil ganar y conseguirlo todo en esta vida, todo el mundo lo haría. Pero no es así. La mayoría de las personas, se ponen a hablar durante horas de todas las hazañas que van a lograr. Es como un repertorio ensayado y comentado en bucle. En este aseguran una y otra vez estar persiguiendo sus metas y luchando por ellas. Pero, ¿Qué pasa cuando llega la hora de la verdad? ¿Te vas a levantar a las 5 de la mañana, sacrificar todo tu tiempo y/o comer bien?

NUNCA RENDIRSE

Da igual lo que sea que estés persiguiendo. Realmente, importa poco a cuál de estas preguntas debas responder. Lo verdaderamente importante, es la actitud que decidas tener ante todas las dificultades. Pero no solo estoy hablando de esas grandes dificultades que requieren un gran sacrificio. Te estoy hablando, concretamente de los pequeños sacrificios. Porque la clave para alcanzar la gloria, es estar en todo momento al pie del cañón.

Cada vez que haces una pequeña renuncia a tu sueño, estás un paso más cerca de rendirte. Si no estás dispuesto a hacer los pequeños sacrificios, entrarás en una espiral destructiva. La misma, te alejará cada vez más de tus metas. Prácticamente, es asimilable a tirarse directamente desde un acantilado hacia las rocas. Porque no hacerlos, es caminar con rumbo firme hacia la rendición. Por lo que la clave para que rendirse no sea una opción, es ser fuerte en todos esos pequeños sacrificios. Si te has propuesto algo, debes ser diligente y cumplir contigo mismo. Porque si no lo haces, te estarás fallando, debilitando cada vez más tu espíritu.

Por otra parte, te voy a decir algo muy claramente, nada ni nadie puede hacer que te rindas. Da igual lo grande que sea el enemigo que se presente. Solo tú, tienes el poder de rendirte o seguir adelante. Si actúas de cualquier otra forma, estarías dando a otra persona o circunstancia, el enorme poder de decidir sobre tu vida, uno que en esencia solo te corresponde a ti. Así que, si hasta ahora has culpado a otro de tus desdichas, yo te pregunto, ¿lo vas a seguir permitiendo?

Si realmente estás en busca de mejorar y lograr tus objetivos, no lo permitirás. Ya sea por el maldito motivo que sea. Parafraseando a Nietzsche, si tu porqué es lo suficientemente grande, serás capaz de soportar cualquier cómo. No pasa nada, si hasta ahora no has cumplido contigo mismo. Incluso, no pasa nada si en el futuro, te desvías en alguna ocasión. Porque lo verdaderamente importante, es que cada día de tu vida busques nuevamente la forma de cumplir contigo mismo y ser diligente con ello. Tienes que ser capaz de encontrar la forma hacer mejor las cosas con cada paso, proponerte nuevos objetivos, e ir cumpliendo con todos esos pequeños sacrificios que te llevarán directo hacia la gloria.

No hay nada que yo desde aquí pueda hacer para que cumplas contigo mismo. Lo único que puedo hacer por ti, es creer de todo corazón que cada persona alberga un gran potencial. Realmente, pienso que todo el mundo tiene una luz en su interior que puede hacerlo brillar. Sé que tú también tienes esa luz. Así que ahora que yo ya creo en ti, sal ahí fuera y demuéstrale al mundo lo que vales. Pero, sobre todo, demuéstratelo a ti mismo. Porque tú puedes ser lo que quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.