CARTEL FINANZAS PERSONALES OBJETIVOS FINANCIEROS

Objetivos financieros – Finanzas personales

Antes de empezar a tratar de gestionar nuestro dinero de forma eficiente, debemos ponernos una serie de objetivos financieros. A lo mejor a alguno, no le parece relevante. Pero la verdad, siempre es mejor saber hacia dónde va uno. Ya que esto, te permitirá enfocarte al 100% en conseguir lo que quieres. Puesto que en cada acción que tomes, serás consciente si te estás alejando u acercando a tus metas.

Además, si quieres contar siempre con esa motivación extra necesaria para llevar tus cuentas en orden, ponerte estos objetivos jugará a tu favor. Al fijárnoslos, siempre vamos a estar buscando la forma de cumplirlos. Ten en cuenta que como ya sabrás, no hay nada mejor que sentir que estamos cumpliendo nuestros objetivos y progresando.

Por ello, en este artículo te voy a indicar cuales deberían ser y cómo deberías estructurar tus objetivos. Aunque, te voy a mostrar lo que sería la situación ideal. Por los que si en base a tus circunstancias quieres o necesitas cambiar algo, hazlo. Sin embargo, siempre deberías aspirar a la que te voy a mostrar o una similar.

Por otra parte, no te preocupes si al principio no puedes cumplirlos a raja tabla. Las cosas no siempre salen bien a la primera. Lo verdaderamente importante, es ir adaptándote hasta que cumplas con ellos. Al menos yo lo veo así. Ya que esto, será la llave para que mejores tu situación financiera. Créeme, si te digo que dentro de unos años, agradecerás mucho empezar a controlar tus finanzas. Si lo haces, tu vida cambiará por completo.

¿Cuáles son los objetivos financieros?

No me enrollo más lo prometo, vamos ya con nuestros objetivos. En primer lugar, deberíamos dividir nuestros ingresos en diferentes categorías. Es decir, hacemos asignaciones para saber a qué queremos destinar exactamente nuestros ingresos cada mes. Esto, Podríamos hacerlo aginando una cantidad absoluta o porcentajes. Pero como nuestros ingresos podrían variar considerablemente de un mes a otro si somos autónomos o tenemos trabajos temporales, utilizaremos porcentajes. Además, los porcentajes nos permiten perseguir siempre unos mismos objetivos, aún variando en el tiempo el volumen de ingresos y/o gastos. En cuanto a los porcentajes a dedicar a cada categoría de gastos, lo ideal sería lo siguiente:

  • 30% Vivienda. En la mayoría de ciudades, cada vez es más caro comprar o alquilar una casa. Esto lleva a que muchos superen con creces el 30% Sin embargo, si no quieres tensionar de forma considerable tus finanzas, ten muy en cuenta este factor. Por otra parte, en caso de que este porcentaje sea menor, mucho mejor. Si es cero, todos contentos (aunque muy difícil lo veo). Pero siempre debes tratar por todos los medios que no supere esta cantidad. Ya claro, pero es que donde yo vivo es imposible. En ese caso, mi recomendación es que te busques una casa o apartamento a las afueras. Tus finanzas te lo agradecerán y seguramente irte a las afueras, aumente tu calidad de vida.
    • Por otra parte, ten en cuenta que dentro de esta categoría deberías incluir los suministros de luz y agua.
  • 20% Ahorro. Si me dijeses que eligiese un objetivo como el más importante, me quedaría con este. Ten en cuenta que el mismo, te llevará a disponer de ese colchón de emergencia del que vamos hablar en nada. Pero es que además, te permitirá disponer de dinero con el que invertir ¿Te parece poco relevante? Pues estimado amigo y lector, déjame decirte que la inversión será la llave con la que mejorar para siempre tus finanzas. No solo eso, será la formula perfecta con la que alcanzar la libertad financiera. Si piensas que con inversiones me estoy refiriendo a que te conviertas en un Bróker, nada más lejos de la realidad. Sigue leyendo y me entenderás.
  • 15% Alimentación. En este apartado nos estamos refiriendo a toda la comida que tienes que comprar para mantenerte vivo y sano cada mes. Es decir, no vale que incluyas en este apartado si sales a comer por ahí. Para ello, ya tenemos el apartado de gasto libre.
  • 10% Transporte. Aquí hablamos del gasto que es necesario cada mes para ir de un lado a otro. Por lo que un gasto en transporte debido a un viaje no entraría en este apartado. Si vives lejos de tu trabajo, seguramente este sea un gasto importante. Lo ideal es que por nada superes este porcentaje. Aunque con un 10%, casi seguro tienes bastante margen de sobra. Además, te aconsejo siempre que puedas y te sea rentable, viajes en transporte público. Cuidarás el medio ambiente y seguramente ahorres muchísimo. Haz los cálculos y valora si te sale a cuenta.
  • 15% Gasto libre. Todos nos merecemos disfrutar. ¿Qué sentido si no tiene trabajar y esforzarse? Es más, dentro de su medida, hacerlo nos ayudará a encontrarnos más saludables y ser más productivos. Si trabajas por cuenta propia, lo que te estoy diciendo es que el disfrute también te puede ayudar a hacer más dinero con tu negocio. Por ello, tienes que destinar una parte del dinero que ganas a tu disfrute. En este sentido, con un 15% podrás hacer muchas cosas si te administras bien.
    • Si hasta ahora la mayoría de tu sueldo se iba en esta categoría de gasto, ha llegado la hora. A partir de cuánto antes, deberías empezar a destinar menos dinero al mismo. No te estoy diciendo que dejes de disfrutar como ya se intuye con mis palabras. Sino que empieces a hacerlo con cabeza y en la medida de tus posibilidades. Porque de no hacerlo, seguramente te puedas arrepentir a la larga.
  • 10% Imprevistos. ¿Quién no se lleva al menos una pequeña sorpresa desagradable al mes? Si, estoy hablando de todos esos pequeños gastos que van apareciendo y presionan nuestras finanzas. Ni que decir, de otras sorpresas que no son tan pequeñas. Por ello, es importante que tengas cada mes un determinado importe reservado para hacer frente a estos.

Muchos os preguntareis que sucede con el dinero si no llegamos a gastar el porcentaje que nos hemos propuesto como objetivo en cada una de las categorías. Tranquilo, en estos casos podéis ingresar todo el dinero que os sobre en mi cuenta bancaria (es broma). En estos casos, podréis utilizar los remanentes de unas categorías en otras. Eso sí, te voy a dar una serie de pautas para que veas cómo puedes hacerlo y cómo no:

  • Las categorías de Transporte y vivienda son porcentajes máximos. Ya que en teoría, estos son gastos fijos. Por lo que se deben siempre mantener a ese porcentaje indicado o inferior. Ya que de otra forma, podrían hacer mucho daño a tus finanzas. En definitiva, que no deberías utilizar remanentes de otras categorías si vas a superar el porcentaje. En dichos casos, deberías buscar la forma de reducir los porcentajes.
  • La categoría ahorro es un porcentaje de mínimo. Es decir, siempre tienes que apartar dicha cantidad como mínimo. Aunque si quieres dedicarle más mediante el remanente de otros apartados, eso es decisión tuya. Por mi parte, tienes toda mi confianza en que es una buena decisión.
  • En cuanto al resto de categorías, aplica los remanentes de los otros en estos como desees. Eso sí, en el caso del apartado para imprevistos yo esperaría a final de mes para disponer de él. Porque si luego te llega una sorpresa a finales de mes, te puedes encontrar que no dispones de dinero de ese mes para hacerle frente. Por lo que tendrás que ir tirando de ahorros o deuda.
OBJETIVOS FINANCIEROS

Pasemos ahora al resto de objetivos financieros. Estos van a tener todos el mismo tronco común. Concretamente, dependen para su ejecución de tu dinero apartado para el ahorro. En cuanto a los mismos encontramos:

  • Cancelación de tus deudas. En este segundo objetivo me refiero a todas las deudas que puedas tener salvo la hipotecaria. Esta última se encontrará prevista en la categoría vivienda si nuestra casa es comprada. Pues bien, debes destinar la máxima cantidad que puedes a dicha cancelación de deuda. Ya que si no en el largo plazo, se puede convertir en uno de los mayores lastres en tus finanzas personales. Si quieres comprar algo, ahorra y luego compra. Solo plantéate el uso de la deuda si no te quedan más alternativas y el gasto es totalmente inaplazable.
    • Por otra parte, si tuvieses remanentes de la división que hemos hecho de tus ingresos, te aconsejo aplicarlos siempre a la cancelación de la deuda. Una vez cancelada ya dispondrás de estos libremente. Además, si estás en curso de poner en orden tus finanzas personales y no tienes todavía constituido un fondo de emergencias (tranquilo ahora explicamos qué es), te aconsejo dividas la asignación de dicha categoría en un 10% para la cancelación de deudas y un 10% para el fondo de emergencia.
    • Además, hasta el momento que tus deudas desaparezcan, te aconsejo reducir al mínimo posible el gasto en la categoría gasto libre. Es decir, que le asignes como máximo un 5%. La prioridad absoluta debe ser, hacer desaparecer tus deudas.
  • En tercer lugar, tenemos el fondo de emergencia que os acabo de mencionar. Es muy subjetivo qué es un colchón adecuado para cada uno. Pero mi recomendación, es que el ideal te deberá permitir aguantar sin ningún tipo de ingresos de seis meses a un año con tus gastos actuales. Este lo podrás ir constituyendo con todo el dinero que entre para ahorro. Salvo en el caso de que haya deudas que ya he explicado. Aquí también te recomiendo destinar todos los remanentes que puedas. Pero no de forma tan extrema como en el caso anterior. Ya que en este caso no haría falta reducir la categoría gasto libre.
    • Cuánto antes tengas constituido el fondo, antes te olvidas de tener que generar el mismo. Por lo que tenlo en cuenta a la hora de asignar tus remanentes. Quizás no te convenza del todo la idea de un fondo, pero imagínate en la situación en que te quedes sin trabajo y sin ingresos. ¿Crees que agradecías tener unas cuantas reservas con las que ir haciendo frente a la situación de forma más desahogada? Estoy seguro que has dicho que si. Así que no lo dudes más y manos a la obra.
    • Una buena idea a combinar para hacer frente a esas situaciones en las que te quedas sin ingresos, es la del presupuesto de emergencia. Este solo lo utilizarías llegado el caso de quedarte sin ingresos. El mismo debería tratar de hacer una asignación de gastos en la que solo mantengas los gastos imprescindibles. En otro artículo trataremos este tema.

Llegados a este punto y hecho todo lo anterior, podemos pasar a los tres objetivos que nos quedan. Los mismos tendrán como tronco común en este caso, que podemos ponernos manos a la obra con ellos, cuando tenemos controlado lo anterior. Además, ten en cuenta que podrás llevar a cabo estos objetivos de forma simultánea entre si. El cómo repartáis la asignación llegados a este punto, os lo dejo a vuestra elección. Pero por favor, si queréis alcanzar la libertad financiera tomaros en serio el dedicar dinero a la inversión.

  • Fondos de alcance anual. En nuestro cuarto objetivo, tenemos el ahorro destinado a aquellos proyectos y gastos que quieres hacer durante el año. Así como para aquellos gastos que debes hacer si o si. Por ejemplo, ir de vacaciones, esos molestos impuestos, compra de algunos muebles,…
    • La mejor forma de saber cuánto vas a necesitar para cada uno, es hacer un presupuesto para proyectos personales. El mismo, te servirá para presupuestar los gastos que estás deseando hacer este año y esos otros que no tanto. ¿Todavía no sabes como hacer un presupuesto para proyectos personales? Haz click en el enlace y te explico cómo.
    • Si hubiese algún gasto de estos que fuese imposible retrasar y todavía no tienes el dinero presupuestado, tira de tu colchón. Aunque ello, implicará que deberás reponer tu fondo de emergencia hasta alcanzar la cantidad utilizada. Si fuese imposible retrasarlo, como en el caso del pago de un impuesto. Pero no tienes tampoco dinero disponible en tu fondo de emergencia puedes pasar a la última opción, el crédito. Pero usa esta opción como ya te dije, con mucha cabeza.
    • Un último aspecto a tener en cuenta de este fondo, es que antes te engañe un poquito. Te dije que podías asignar libremente el dinero de tus ahorros entre estos tres objetivos. Sin embargo, deberás darle prioridad a este ante el pago de impuestos o gastos que debas hacer si o si.
  • Fondos para el medio y largo plazo. ¿Tienes que renovar el coche? ¿Ya tienes casas miradas pero te falta la entrada? ¿Vas a lanzarte y abrir tu propia empresa? Pues bien, esto es para todos esos proyectos que seguramente te lleve más de un año reunir el dinero. Claro que todo dependerá de lo que cobres. Pero la mayoría de los mortales entre los que me incluyo, seguro nos hace falta más de 1 año.
    • En estos casos también te recomiendo hacer un presupuesto para dichos proyectos. Quizás te puedan ayudar mis plantillas de presupuestos para proyectos personales. Ya que te ayudarán a visualizar todos los gastos. Por ejemplo, en el caso de la compra del coche sería: el coche, los impuestos, el seguro, cambios de aceite y demás que quieras hacer por precaución,…
  • Inversión. Pasamos ahora a nuestro sexto y último objetivo. Aunque lo hemos dejado para el final, a largo plazo aquí tenemos el pilar para la mejora de tus finanzas personales. Mejor dicho, la fórmula para alcanzar la libertad financiera. En este artículo, no me voy a extender sobre métodos de inversión. Para eso ya haremos otro artículo más adelante. En este artículo solo voy a dar unas pequeñas pinceladas sobre este tema vital para tus finanzas.
    • Primero que nada, deciros que si bien requiere tiempo y dedicación, no existe una única forma de invertir. Por lo que tú deberás elegir la fórmula que mejor se adapte a ti. Recuerda que la inversión no solo es lanzarse a comprar acciones. Ya que existen casi tantos activos para invertir, como los que la mente pueda concebir.
    • En cuanto a la asignación para la inversión dentro de la categoría destinada al ahorro, es libre entre tus objetivos como dije antes. Sin embargo, te voy a hacer la siguiente recomendación. Una vez canceladas tus deudas y tengas al menos un fondo de emergencia que te permita aguantar una par de meses, yo empezaría a destinar la mitad del dinero de esta categoría a constituir el fondo y la otra a la inversión. Se que esto, se salta el tener el fondo de emergencia constituido para empezar con estos tres últimos objetivos que hemos dicho. Pero la inversión es el pilar de tu mejora en el tiempo. Por ello, valora esta opción.
    • Otro aspecto a tener en cuenta es la rentabilidad. En cuanto a la rentabilidad debes perseguir siempre un doble objetivo con tus inversiones. Primero, rentabilidad positiva. Segundo, rentabilidad positiva y superior a inflación. Además, en todas las inversiones que estén basadas en revalorizaciones continuas como las acciones, también debes buscar todo lo anterior y que sea superior en un 5% u más. ¿Por qué un 5% o más? Aquí entra en juego la magia del interés compuesto.
      • ¿Magia? Imagina que tienes 10000 euros y los vas a dejar 30 años invertidos. Esto te van a dar un rendimiento anual fijo de por ejemplo el 6%. Además, digamos que dichos rendimientos se acumularán sobre la cantidad invertida, sumándose a la inversión. ¿Cuánto crees que tendrás dentro de 30 años? Pues la cantidad no es ni más, ni menos, que 57434,91 euros. Ya vez, si encuentras activos que te ofrezcan estas rentabilidades aseguradas o potencialmente iguales o mayores, debemos tenerlas en cuenta.
    • También debes tener en cuenta que la inversión no solo son activos, también es formación. Por lo que si quieres aprender más sobre una especialidad concreta o saber cómo mejorar tus finanzas, trátalo como una inversión e incorpóralo a este apartado. Ya que las mejoras de tus capacidades, seguramente repercutan en un aumento de tus ingresos. Así como en mejoras de tu capacidad de gestión.
    • Por último, lo que quiero que te quede claro es el concepto de inversión. Una inversión siempre va a consistir en obtener más dinero del que depositas.

Como veis fijaros objetivos financieros e ir cumpliéndolos, requiere seguir un procedimiento simple. Pero en el mismo, debes tener unas cuantas cosas en mente. La finalidad de todo lo que te he propuesto, siempre será la mejora continua de tus finanzas. En última instancia, hacerlo te ayudará a conseguir la ansiada libertad financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.