Problemas del producto interior bruto

El PIB (producto interior bruto) es una herramienta económica que permite conocer aproximadamente la cantidad producida de bienes y servicios por una economía en un determinado periodo y esta cantidad es además susceptible de una valoración económica.

El PIB se ha usado comúnmente para expresar el nivel de riqueza de la población del país o de la región estudiada, ya que se toma como supuesto que cuanto mayor sea la cantidad del PIB de un país y menor sea la cantidad de habitantes para ese nivel de PIB, más rica será ese país. En contraposición a este argumento  Naomi Klein en su libro Doctrina Shock, revela de un estudio realizado por economistas en el que se muestra que aunque es cierto que el crecimiento del PIB y el bienestar están relacionados para economías subdesarrolladas, cuando se pasa cierto grado desarrollo la correspondencia entre crecimiento asociado al PIB y bienestar social se pierde.

Por otro lado y en un aspecto más técnico el cual nos atañe, tras la teoría del interés, el dinero y la ocupación desarrollado por Keynes, pudimos observar la relación que existe entre la demanda agregada de los hogares, los salarios y beneficios sobre el capital pagados a los hogares, el consumo por parte de los mismos y su relación con el sector exterior. El flujo que se establece nos demostró que el crecimiento de este indicador supone según el mismo una mejora de las condiciones de vida generales, puesto que según la teoría cuando aumenta el dinero a gastar por parte de los hogares aumenta el consumo y al aumentar el consumo, se calientan los mercados generando un impulso para la economía.

Pero bajo mi punto de vista, el PIB nos puede servir de buen indicador mientras no contemos con herramientas más sofisticadas, sin desprestigiar la gran utilidad que nos reporta y mucho menos el nombre de Simon Kuznets. Para apoyar este argumento me apoyaré en mi propio razonamiento. Al desarrollar el flujo monetario nos damos cuenta que el pago de los salarios y beneficios sobre el capital a los hogares, puede darse la situación que sean muy bajos para la gran mayoría y muy altos para un pequeño grupo de personas. Si ese pequeño grupo de personas cobra un salario tan abultado que infla el PIB en una cantidad considerable, estaremos asistiendo a un escenario en el que aunque es verdad que el PIB en su conjunto este subiendo se puede dar la situación de que en verdad los hogares estén recibiendo en proporción a las grandes fortunas una cantidad menor. Siguiendo el esquema de flujo, lo lógico sería pensar que al tener las familias en general menos dinero para gastar, el consumo general disminuirá y con ello el PIB, pero suponiendo que ese pequeño grupo de hogares que controlan la mayoría de capitales, produzca un consumo considerablemente alto se puede llegar a dar la situación de que aunque el consumo de los hogares agregado este disminuyendo en su conjunto, el de ese pequeño grupo sea suficiente para tirar de la economía de tal manera que tengamos la falsa ilusión de  pensar que al aumentar el PIB con ello este aumentando el bienestar social en general, cuando lo que se está produciendo en verdad es el estancamiento o la disminución del mismo. Para finalizar y remitiéndome a lo expuesto, pienso que ha llegado la hora de mirar al futuro y buscar nuevos indicadores que permitan una mejor compresión de la realidad para así poder llevar a cabo mejores políticas. No solo por nuestra generación sino por las miles que aún están por venir y por las cuales debemos preguntarnos, ¿qué mundo queremos que se encuentren? si un mundo de oportunidades o un mundo en ruinas producto de nuestra incapacidad para avanzar en nuestros propios conocimientos.

Deja un comentario

All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove